SALVADOR DALÍ
  
 
 
 
 


Cristo de San Juan en la cruz:

 Salvador Dali,1951
Todo el cuadro destila irrealidad y mística. Se divide claramente en dos zonas, la etérea parte superior y el cotidiano paisaje inferior. Ambas separadas por la distinta iluminación, pero unidas en el ojo del observador por la coincidencia del punto de fuga.

Crucificcion:


1954

Museo Metropolitano, Nueva York

Desintegración de la madre y el niño. Dinámica Rafaelesca:

Salvador Dalí, 1952
Diferentes imágenes en un paisaje desértico alrededor de las caras de Gala y del Pintor mismo. Parece que Dalí nunca visitó África. Sin embargo durante su niñez debe haber tenido mucha información sobre este continente.

El Descubrimiento de América por Cristóbal Colón:

Salvador Dalí, 1959.
Museo de Salvador Dalí, USA
Diferentes imágenes en un paisaje desértico alrededor de las caras de Gala y del Pintor mismo. Parece que Dalí nunca visitó África. Sin embargo durante su niñez debe haber tenido mucha información sobre este continente.

El Toreador Halucinogeno:

Salvador Dali, 1969. 
Museo de Salvador Dalí, USA
Esta pintura de proporciones extraordinarias (4 x 3 metros) es una comb inación de varios elementos resultantes de su método paranoico-crítico. El niño que observa en la parte inferior del cuadro, es Dalí mismo. Se dice que estando en NY Dalí compró una caja de lápices marca "Venus" la cual tenía una reproducción de la Venus de Milo, Dalí expreso entonces su deseo de realizar esta obra. La expresión de Gala se debe a que a ella no le gustaban las corridas de toros. En la bahía casi imperceptiblemente y fuera de contexto hay una mujer en una balsa amarilla. Preocupaba al pintor las consecuencias para Cabo de Creuss del creciente turismo, aunque por otra parte pensaba que las rocas terminarían a la larga venciendo a los visitantes y destruyendo la basura que estos dejaban por todas partes. (Este detalle es tan pequeño que debe verse en persona. Si va de vacaciones a Miami, programe un paseo de al menos un día a San Petersburgo y visite el Museo Salvador Dalí. Es una de las colecciones más importantes del mundo).

Elefantes:

Salvador Dali, 1948
Diferentes imágenes en un paisaje desértico alrededor de las caras de Gala y del Pintor mismo. Parece que Dalí nunca visitó África. Sin embargo durante su niñez debe haber tenido mucha información sobre este continente.

La desintegracion de la persistencia de la memoria:

Salvador Dali, 1952-54
Museo de Salvador Dalí, USA
Sobre este cuadro Dalí comentó: “Después de treinta años de inmovilidad, los relojes blandos se están desintegrando dinámicamente...”. Aquí, Dalí descompone las imágenes de su famosa pintura “La persistencia de la memoria” (1931).  Durante los últimos veinte  años el pintor ha sido afectado por las consecuencias de varias guerras, en particular por el uso destructivo de la energía nuclear.  Apartando este uso bélico, esta invención al igual que muchos otros avances del conocimiento humano, interesaron al Pintor, quien con frecuencia, se documentaba y los incluí en sus obras.

La pesca del atun:

1967. Esta inigualable Obra remarca el recuerdo de las conversaciones de Dalí con su padre, plasmadas en una de las pinturas más representativas de la fusión de técnicas y/o estilos más representativos del siglo pasado.

La ultima cena:

Salvador Dali, 1955
Galeria Nacional de Arte, Washington
Doce pentágonos y doce apostóles, como el decía: 'La comunión debe ser simétrica.'

Naturaleza Muerta, Viva:

Salvador Dali, 1956
Museo de Salvador Dalí, USA
En esta pintura Dalí utiliza los elementos tradicionales en una naturaleza muerta, aquí sin embargo, Él les da vida colocándolos en posiciones y condiciones de movimiento.