Salvador Dalí
  
 
 
 
 


 Cenicitas - Fuerzas de verano - El nacimiento de Venus:

Salvador Dali, 1927
Museo Español del Arte contemporáneo, Madrid
Fue pintado durante su servicio militar, es una colección de recuerdos. En relación con las moscas, dijo, “...la dosis de acción que los Dioses emplean para indicar a los hombres, la vía hacia uno de las leyes más intrincadas del universo”

El hombre invisible:

Salvador Dalí, 1929
Museo Nacional Reina Sofía, Madrid
Fue la primera pintura en la cual Dalí empleó imágenes dobles. En este caso se trata de una imagen a partir de otros objetos, como lo hacía el pintor Milanés Giuseppe Arcimboldo (1527-1593). Dalí sin embargo utiliza también las sombras para formar la imagen. Esta generación de imágenes múltiples será una de las características de su método paranoico-crítico.

El rostro de Mae West que puede ser usado como un apartamento:

Salvador Dali, 1934-35
Instituto de Arte de Chicago

Evocación de la aparición de Lenín - Alucinación parcial - Seis aparariciones de Lenín:

Salvador Dalí, 1931
Museo Nacional de Arte Moderna, Paris
Diferentes imágenes en un paisaje desértico alrededor de las caras de Gala y del Pintor mismo. Parece que Dalí nunca visitó África. Sin embargo durante su niñez debe haber tenido mucha información sobre este continente.

Huevos fritos en un plato sin el plato:

Salvador Dali, 1932
Museo de Salvador Dali, USA
Diferentes imágenes en un paisaje desértico alrededor de las caras de Gala y del Pintor mismo. Parece que Dalí nunca visitó África. Sin embargo durante su niñez debe haber tenido mucha información sobre este continente.

La persistencia de la memoria:

Salvador Dali, 1931
El Museo del Arte Moderna, Nueva York
● Aquí, Dalí se inicia con sus famosos relojes blandos. El decía que no eran otra cosa que el queso Camembert del espacio y el tiempo, suave, extravagante, solitario y paranoico-crítico. En este autorretrato, un Dalí similar al que aparece en  “El gran masturbador” (1929), se encuentra inmóvil y con la lengua afuera. Aparte de los insectos, se encuentra aislado en un paisaje árido y caluroso. En estas condiciones, la percepción del tiempo y del espacio,  y el comportamiento de los recuerdos, adquieren formas blandas que se ajustan a las circunstancias. Veinte años más tarde en  “La desintegración de la persistencia de la memoria” (1952), Dalí descompone estas imágenes incorporando el conocimiento de las consecuencias del uso destructivo de la energía atómica.

 

Monumento imperial a la mujer niño:

Mujer con cabeza de rosas:

Salvador Dali, 1935
Kunsthaus Zurich, Zurich.
Dalí con frecuencia sustituye las cabezas humanas con otras cabezas o con objetos. Le disgustaba la falta de inteligencia, la frivolidad y los perfumes exagerados de los ricos que frecuentaban al grupo surrealista.